Blogs

Importancia de la alimentación en el deportista

Importancia de la alimentación en el deportista

Se ha dicho que si se quiere ganar una medalla de oro, se deben elegir a los padres biológicos adecuados. No hay dudas de que la genética juega un papel primordial en la habilidad deportiva. Sin embargo, hay otros factores que pueden facilitar o impedir el desarrollo deportivo de una persona.
Los logros de una persona en los deportes competitivos están determinados por una serie de factores personales, socio-económicos, culturales y ambientales. La nutrición es uno de estos factores ambientales que puede ser controlado en forma total por la persona. Si bien una buena nutrición es importante para un normal desarrollo, crecimiento y para mantener una buena salud, para un atleta de nivel la dieta puede marcar la diferencia, suponiendo que todos los otros factores son iguales.

Está ampliamente comprobado que la nutrición es uno de los factores más importantes en el rendimiento del deportista, tanto para el que realiza actividades recreativas como para el que desempeña actividades de alto rendimiento.

El objetivo principal de la alimentación de los deportistas es mantener e incluso incrementar la capacidad del rendimiento y con esto disminuir la fatiga, recuperarse más rápidamente entre las sesiones de entrenamiento, mejorar su composición corporal, disminuir la incidencia de lesiones, maximizar las reservas de energía y conservar la salud en general.

La dieta debe ser equilibrada y ajustada a las necesidades de cada deportista, al tipo y duración del ejercicio, al momento (entrenamiento, competición o recuperación) y a las condiciones en las que se realiza. Cabe destacar que la dieta para deportistas no significa que se deba comer sin control todos aquellos platillos que se tengan ante la vista, sino seguir un régimen alimenticio muy específico para lograr todos los beneficios ya antes mencionados.

También se puede realizar una asesoría personalizada para el uso de suplementos y ayudas ergogénicas que mejoren el rendimiento deportivo como: bebidas deportivas, cafeína, creatina, licuados de proteína, entre otros.

El programa de nutrición de un atleta comprende cuatro fases: durante el entrenamiento, en la pre-competencia, en la competencia propiamente dicha, y luego de la competencia. La importancia de estas fases y las recomendaciones dietéticas específicas varían con la persona y con el deporte. Por ejemplo, durante la competencia, será muy diferente la nutrición para un maratonista o un triatleta, que para una gimnasta o patinadora artística.

A menudo, el estrés producido por el entrenamiento intenso, puede producir una disminución en el apetito, resultando entonces difícil que el atleta consuma la cantidad necesaria de calorías y carbohidratos en forma regular. De hecho, a muchos atletas les resulta casi imposible tener un programa regular de alimentación. El hecho de entrenar durante varias horas por día no deja mucho tiempo para preparar y digerir los alimentos.

Es por todo esto que contar con una asesoría personalizada que les ayude a mejorar su estado nutricional en función a sus necesidades y los tiempos con los que cuentan se vuelve indispensable.