Blogs

Hígado graso o no sólo por alcohol se daña el hígado

Hígado graso o no sólo por alcohol se daña el hígado

La Enfermedad Hepática grasa no alcohólica (EHGNA) o Hígado graso no alcohólico (HGNA) es una enfermedad que ha sido reconocida en los últimos años como una entidad que abarca un espectro que va desde la acumulación grasa en el hígado (esteatosis) e inflamación hepática (esteatohepatitis), hasta fibrosis y cirrosis con todas sus complicaciones incluídos la hipertensión portal y el carcinoma hepatocelular.
En nuestra población es frecuente que al hacer un ultrasonido del hígado se lea en el reporte el término “Hígado graso” o “esteatosis hepática” independientemente si encontraron o no piedritas en la vesícula o cualquier otra cosa que se buscaba y no necesariamente como diagnóstico principal. Lo importante de este caso es complementar estudios para integrar bien el diagnóstico y si fuera el caso atenderlo a tiempo.
El “Hígado graso no alcohólico” es quizá el trastorno hepático más común. Aunque la prevalencia exacta se desconoce, se estima que afecta entre 10 y 24% de la población en general y aumenta hasta entre 58 y 74% en personas obesas.
Las causas son complejas, por lo que se han propuesto diversos mecanismos que tratan de explicarla; sin embargo la combinación de varios de estos mecanismos, incluídas las diferencias en la distribución corporal de grasa y la predisposición genética, parecen desempeñar el papel principal.
En otras palabras el exceso de grasa en la dieta, la poca utilización de la misma por sedentarismo y diversas alteraciones metabólicas como diabetes son los principales elementos para ocasionarla.
La manifestación más común es la alteración de los exámenes de sangre en un paciente asintomático (de 48 a 100%), como elevación asintomática de transaminasas, hipercolesterolemia e hiperglicemia (colesterol y glucosa elevados).
De los pacientes con síntomas la presentación más frecuente es fatiga, malestar, dolor vago en hipocondrio derecho y hepatomegalia (crecimiento del hígado).
La mayoría de los pacientes acuden a consulta por otros problemas médicos como hipertensión, enfermedad coronaria, obesidad, hipotiroidismo y colelitiasis (piedras en la vesícula) y durante su evaluación se detectan anormalidades en sus exámenes de laboratorio en las PFH (pruebas de función hepática).
Debido a que las causas son complejas el manejo es muy variable, con frecuencia se indican medidas dirigidas a prevenir y controlar los factores de riesgo asociados como reducción de peso y uso de medicamentos para bajar colesterol y triglicéridos o para el control de glucosa en sangre.
Como se puede apreciar en nuestro medio es un padecimiento muy frecuente y si nos gusta la cochinita y el tamal podemos enfermar del hígado aunque no tomemos alcohol (o no mucho) por lo que un chequeo de vez en cuando no nos caería mal no cree ud?